“35 años de lucha reivindicativa a favor de los pueblos indígenas”
Thursday, 12 January 2017
 

Noticias FENAMAD

Conferencia Mundial sobre Pueblos Indígenas entre claroscuros

18 de diciembre del 2014

6650421w_599x399

La reunión de alto nivel, denominada Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas, convocada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), da por fin inicio en medio de claroscuros este 22 y 23 de septiembre. Desarrollado en el marco del 69 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, contará con la asistencia de Jefes de Estado, entre ellos el Presidente Enrique Peña Nieto, quien hablará sobre el “compromiso y liderazgo de México con los derechos de estos grupos étnicos a nivel global”, informó la Presidencia de la República.

Enrique Peña Nieto, invitado a hablar en la apertura de la Conferencia Mundial, enfrentará fuertes protestas por agresiones a indígenas mexicanos, informó el grupo Tonatierra de Arizona.

Tupac Enrique de Tonatiera, anunció que expresarán al presidente de México, su indignación, por la represión a los pueblos indígenas de Chiapas, Guerrero, Michoacán, Oaxaca y, de manera específica por la detención en Sonora de Mario Luna Romero, vocero de la Tribu Yaqui por defender los derechos territoriales en la Cuenca del Río Yaqui.Así, en medio de estos contrastes, arranca la Conferencia Mundial que en un primer momento el presidente de Bolivia Evo Morales, propuso como Cumbre, pero que las Naciones Unidas lo bajaron de perfil a una reunión del Alto Nivel.Decenas de eventos paralelos alrededor de la Conferencia vestirán el encuentro con resultados básicos para el futuro de los pueblos indígenas que enfrentan fuertes amenazas por el despojo de sus territorios, militarización, detenciones arbitrarias, asesinatos, incursión de industrias extractivas y pérdida de sus lenguas.

A este conclave llegan delegaciones de las siete regiones geopolíticas del mundo, buscando hacer realidad el compromiso de los países para el establecimiento de un mecanismo de supervisión para el cumplimiento de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas; como un primer paso para convertir este instrumento en un Convenio o Tratado a fin de que el mismo tenga un carácter vinculante.

Los mandatarios deberán honrar el compromiso de sus países para una efectiva aplicación de la armonización legislativa nacional con los mecanismos internacionales, empezando por una política de Estado con los pueblos indígenas, que trascienda más allá de las administraciones gubernamentales.

Esta nueva relación de los Estados con los pueblos indígenas, debe asegurar que cuenten con representación política en los parlamentos según su propia forma de elección; tener decisión en la generación de políticas públicas y programas de gobierno, lo que sería una base mínima para generar las condiciones necesarias para lograrlo.

En los pasados diálogos interactivos entre el presidente de la Asamblea General de la ONU, los representantes indígenas y los gobiernos, coincidieron en que es urgente la implementación efectiva de los derechos de los pueblos indígenas.

Para ello, en distintos momentos se ha planteado cambiar el mandato del Mecanismo de Expertos para los Derechos de los Pueblos Indígenas que despacha desde el Palacio de las Naciones en Ginebra, Suiza, a fin que sea el encargado de la supervisión.

En el mismo sentido está el papel del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, adscrito al Consejo Económico y Social de la ONU (Ecosoc).

Son cuatro temas identificados al que se incorpora el de los discapacitados; el referente a Tierras de los Pueblos Indígenas, Territorios, Recursos, Océanos y Aguas; el de Acción del sistema de las Naciones Unidas para la Implementación de los Derechos de los Pueblos Indígenas; la Aplicación de los Derechos de los Pueblos Indígenas así como Prioridades de los Pueblos Indígenas para el Desarrollo con consentimiento libre, previo e informado.

Estos puntos que incluye garantizar los derechos lingüísticos y culturales, son la esencia de la reunión realizada en el año de 2013 en Alta, Noruega.

La Conferencia es una oportunidad de los Estados, para asegurar a los pueblos indígenas que su futuro no se encuentra en riesgo y se cancelen los megaproyectos, así como las industrias extractivas, energéticas o eólicas en estos territorios.

Los gobiernos deben mostrar que no solo es buena voluntad discursiva, sino que deben implementar seguridad jurídica a los pueblos indígenas.

Otro punto pendiente es que la ONU apruebe el 3er Decenio Mundial de los Pueblos Indígenas, como una estrategia de acción para la implementación de los derechos de las sociedades originarias.

Esta reunión de alto nivel, ha sido severamente cuestionada por el debilitamiento que la ONU permitió, no obstante su desafío es mostrar que aún es posible la convivencia entre los pueblos indígenas y los Estados.

La escalada de injusticias y agresiones que impiden ejercer el derecho al desarrollo debe concluir.

La misma presidenta del Foro Permanente, Dalee Sambo Dorough, ha expresado su preocupación ante la falta de voluntad política de los países para reconocer los derechos de los pueblos indios.

Dalee Sambo, aseguró que están “cada vez más preocupados por las últimas ideas, revisiones y añadidos hechos por algunos Estados miembros” al borrador del resultado final, en lugar de aceptar un documento que garantice acciones claras para hacer realidad los estándares mínimos fijados en la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas adoptada por Naciones Unidas en el 2007.

“Urgimos a adoptar un documento de conclusiones consistente con un compromiso orientado a la acción para implementar la Declaración”, señaló, dejando claro que cualquier resultado por debajo de eso “sería inaceptable”, sentenció.

De hecho, las comunidades representadas en el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU amenazaron con no acudir a la conferencia, por el conflicto con algunos Gobiernos.

Los Estados deben aplicar los principios de Buena Gobernanza, medidas concretas para el devenir de los pueblos indios más que simples acciones mediáticas.

Los resultados de la Conferencia Mundial no pueden debilitar cualquiera de los derechos de los pueblos indígenas en la Declaración o en cualesquiera otras normas internacionales que protegen, defienden los derechos culturales, inherente económica, social, necesidades civiles, políticos, educativos y espirituales de los pueblos indígenas.

Los pueblos indígenas confían en un nuevo amanecer y en esto todos los seres vivos tienen un papel preponderante del cual los Estados un responsabilidad plena.

Población enfocada de la Conferencia Mundial

En el Planeta, los Pueblos Indígenas la conforman más de 5,000 de unos 90 países. Según estimaciones extraoficiales un 15 por ciento de la población mundial es indígena. Alrededor de 370 millones.

Un boletín del Caucus Global señala que los Pueblos Indígenas luchan por permanecer en sus tierras y retener el derecho a los recursos naturales. Otros han sido removidos de sus tierras, se les han rechazado sus idiomas y culturas y dejado en la pobreza.

El texto dice que los Pueblos Indígenas pelean por sus derechos y así lo han hecho desde que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se estableció. De hecho, ellos presentaron sus preocupaciones a la Sociedad de Naciones desde la década de 1920.

En la Conferencia Mundial, más de mil representantes indígenas y delegados no indígenas compartirán sus perspectivas y mejores prácticas sobre el ejercicio de los Derechos de los Pueblos Indígenas.

La Declaración sobre el punto, establece los estándares mínimos para la sobrevivencia, dignidad y bienestar de los Pueblos Indígenas del mundo misma que fue adoptada por la AGNU en septiembre 13 del 2007.

Los participantes que atenderán incluyen diversos actores y partes interesadas, desde el Presidente de la Asamblea General, el Secretario General, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Jefes de Estado o Gobierno, representantes de alto nivel de Estados miembros, altos representantes de entidades del sistema de la ONU, Pueblos Indígenas hasta organizaciones de la sociedad civil e instituciones nacionales de derechos humanos.

Se espera un documento de la Conferencia Mundial enfocado a la acción de la implementación de los derechos de los Pueblos Indígenas y la promoción del logro de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente.