“35 años de lucha reivindicativa a favor de los pueblos indígenas”
Tuesday, 21 February 2017
 

Noticias FENAMAD

Comuneros continúan proceso de aprendizaje de costura y acabados en taller de capacitación

05 de noviembre del 2015

Las diferencias son notorias desde que hace un mes un grupo de comuneros de Monte Salvado iniciara un taller de capacitación en costura y acabados para mejorar la calidad de presentación de los productos a cargo del profesor Fernando Fernández Martel.

IMG_3740-1 IMG_3711-2

Rodeados de máquinas cosedoras y remalladoras, varones y mujeres acuden diariamente a sus clases. “Hemos mejorado bastante y la gente misma se ha dado cuenta”, afirma la hermana Alicia Urquía quien es una de las que le pone más ganas al momento de aprender.

“Al inicio le tenían miedo a la máquina de coser, pero ahora la utilizan casi como expertas”, comenta el profesor Fernández quien resaltó el empeño y entusiasmo demostrado por los participantes en el curso.

Antes los talleres eran lunes, miércoles y viernes, pero a pedido de los comuneros ahora son en forma diaria y hasta los sábados a raíz del anuncio de una huelga indefinida a partir del 23 de noviembre en Puerto Maldonado.

Los mismos comuneros diseñan sus propios productos en moldes. Antes confeccionaban sin moldes, lo que implicaba que las prendas salieran en diferentes tamaños. Para comercializar se requiere un tamaño estándar.

Las hermanas que están en Monte Salvado, a día y medio en bote, envían la tela tejida y el grupo que está en Puerto Maldonado se encarga de darle el acabado final.

Cuando los productos están terminados van directamente a la tienda Mashko Yine ubicada en el boulevard León Velarde en pleno centro de Puerto Maldonado.

El 2014, FENAMAD implementó el proyecto de apoyo a la promoción de una empresa comunal de artesanía de las comunidades de Monte Salvado y Puerto Nuevo.

El objetivo era que los comuneros tengan una actividad económica alternativa, ya que por la presencia de los indígenas en aislamiento no podían realizar normalmente sus actividades de caza, pesca y recolección.

Cuando en diciembre del 2014, los aislados invadieron Monte Salvado, los comuneros fueron evacuados a Puerto Maldonado. Un grupo de ellos decidió quedarse en esta ciudad y otros regresaron a la comunidad.